martes, marzo 06, 2007

Calidad de vida


Cuando yo tenía nueve años, cruzaba las calles solo, iba en bicicleta de noche a comprar a la farmacia que estaba a más de 6 cuadras (al lado de la Librería Sessa en Vitacura), en fin, era bastante libre.


Hoy mi hija tiene 13 y me cuesta dejarla cruzar sola la calle, y al menor de 9, no lo tomo en brazos para cruzar porque casí no me lo puedo, pero con gusto lo haría.


¡Como nos ha cambiado la vida y nuestro entorno! ¿Se podrá recuperar?


(Gracias Gabriel por la inspiración)

1 comentario:

Karras dijo...

Hola Ramón. Me es difícl postearte porque encuentro tanta riqueza en tus reflexiones que pocas veces sé que decir. Más bien te leo para quedar pensando. Pero esta vez hice una excepción, primero para que sepas que, al igual que yo, hay muchos otros anónimos que te leen y que la cantidad de comentarios no registra. Lo segundo es para plantearte lo sigute: la falta de libertad a la que te refieres no será acaso exceso de miedo ?. A fin de cuentas este mundo y el que sigue "evolucionando" es la burbuja en que desarrollarán su vida los nuestros. Y deben prepararse.

Un abrazo.