jueves, mayo 10, 2007

Valores y Respeto


En varias ocasiones he escrito sobre mi sensación de que hay una importante falta de valores, principios y cultura cívica.


Desde pequeño, mis padres me inculcaron el respeto por los demás, por las instituciones y por quienes las representan. Siempre me quedó muy claro que respeto, no significa necesariamente estar de acuerdo.

En más de una ocasión, en tiempos de la universidad, tuve que salir corriendo, sin saber porqué, pero todos corrían.

Con los años de circo, me he ido dando cuenta de lo difícil que es armar equipos de trabajo de calidad, crear estilo de trabajo, en fin, crear instituciones.

Cuando veo la prensa que a la primera de cambios, niños en el centro se toman la calle, rompen todo y no dudan en patear por la espalda a un Carabinero, con maldad, amparándose en su supuesta inocencia. ¿Que va a ser de ellos cuando sean adultos?

Conversando con amigos de mi generación, concluimos que podremos no estar de acuerdo, sentir mucha rabia, pero de ahí a agarrar a patadas a un Carabinero, definitivamente no está dentro de lo que podemos llegar a hacer.

¿Qué va a pasar con estos niños delincuentes de hoy, que no respetan a nadie, cuando en algunos años más pierdan un trabajo, o a un ser querido o simplemente sientan frustración? Van a matar al jefe? Incendiarán la oficina? Quemarán iglesias? Dispararán a diestra y siniestra en la calle?

Se está haciendo habitual que los colegios particulares estén dando charlas y llamando la atención de los padres sobre el nuevo fenómeno denominado “bullying” (una mezcla de acoso escolar y matonaje en los colegios). Otra muestra de la falta de valores y respeto.

Hace pocos días atrás veíamos con estupor como un trabajador en el sur tomo una maquinaria y se lanzó contra un bus de Carabineros, lo dio vuelta, luego siguió contra unas personas que ahí estaban, sin ningún asco. La única forma de detenerlo fue disparándole.¡Con sorpresa pude ver algunas voces salir en defensa del “pobre trabajador” vilmente asesinado! Otra muestra más de que los valores e instituciones importan poco.

Conversando con un profesor universitario me decía que era casi imposible establecer disciplina en las salas de clase de pre-grado, generar respeto es todo un logro. Ni hablar de los alumnos de la enseñanza media en todos los colegios.

¿Donde está el límite de todo esto?
¿Seguiremos siendo espectadores de cómo se destruyen tradiciones, valores y principios?
¿Seguirán los padres haciendo la vista gorda de lo que hacen los hijos?
¿Seguirá el Gobierno y Congresistas bajándole el perfil al tema de la violencia?
¿Seguiremos manejando nuestras fuerzas de orden y seguridad de una manera políticamente correcta?

2 comentarios:

Gabriel dijo...

Me gusta tu llamado al respeto, de verdad comparto tu preocupación. El punto es como resolvemos esto; no creo que sirva solo demandar respeto.

La solución puede ser mas grande. Te recomiendo leer el libro "Cambiar la Educación para cambiar el mundo" de Claudio Naranjo.

Saludos.

Victor dijo...

Ramon
He leido con atención, tus puntos de vista, creo que en parte compartir tus preocupaciones; sin embargo noto en tus comentarios un dejo de desamparo, un reproche hacia esta sociedad que no pone limites...

Trabajo como profesor de Enseñanza Técnico Profesional, especificamente Dibujo Técnico, y puedo ver a diario, como los adolecentes hacen derroche de una cultura sin respeto a las actuales instituciones, pero también veo un mundo que cambia y que exige a esas instituciones profesionalismo. A un mundo que nos permite transparentar y divulgar procesos; en donde los jovenes exigen que las reglas del juego se respeten y sean para todos iguales.

La forma o los canales en que se manifiestan me disgustan mucho, ya que debiera ser el dialogo el camino; no obstante, pienso finalmente que son los jovenes quienes estan llamados a ser quienes renueven y actualicen las instituciones segun las nuevas condiciones de este vertiginoso mundo.